Este es una web oficial del Gobierno de la República Dominicana Así es como puedes saberlo

Los sitios web oficiales utilizan .gob.do o .gov.do

Un sitio .gob.do o .gov.do significa que pertenece una organización oficial del Gobierno de la República Dominicana

Los sitios web oficiales .gob.do o .gov.do seguros utilizan HTTPS

Un candado (🔒) o https:// significa que estás conectado a un sitio seguro dentro de .gob.do o .gov.do. Comparte información confidencial sólo en los sitios seguros de .gob.do o .gov.do

Los sitios web oficiales utilizan .gob.do o .gov.do

Un sitio .gob.do o .gov.do significa que pertenece una organización oficial del Gobierno de la República Dominicana

Los sitios web oficiales .gob.do o .gov.do seguros utilizan HTTPS

Un candado (🔒) o https:// significa que estás conectado a un sitio seguro dentro de .gob.do o .gov.do. Comparte información confidencial sólo en los sitios seguros de .gob.do o .gov.do

Precios Justos: una herramienta contra la especulación


¿A cómo está la libra de pollo? ¿Dónde venden más barato? ¿Es este el mejor precio que los comercios pueden ofrecer? Precios Justos, la herramienta que desarrolló el Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM), responde estas y otras preguntas con datos que se revisan y actualizan cada semana.

A través de la plataforma, disponible para APP Store y Google Play, los usuarios pueden ver y comparar los precios de más de 255 productos de la canasta familiar en supermercados, mercados y colmados del Gran Santo Domingo, Santiago, Higüey, La Romana y San Pedro de Macorís.

Según explica Ramón Pérez Fermín, quien tiene a su cargo el Viceministerio de Comercio Interno del MICM, Precios Justos se diseñó para que los consumidores sepan cuáles son los comercios que venden más barato y puedan decidir adónde ir según su presupuesto y conveniencia. Además, promueve la sana competencia de precios entre los establecimientos comerciales y, de acuerdo con el presidente Luis Abinader en su alocución del lunes 7 de marzo, evita la especulación al proporcionar informaciones precisas sobre el costo de los alimentos. “Felizmente vivimos en una sociedad donde impera la competencia en función de los precios del mercado. Como Gobierno, no podemos imponer control de precios, pero sí podemos suministrar información veraz para que el pueblo sea quien decida dónde comprar y cómo ahorrar”, señala Pérez Fermín.

Al toro por los cuernos

Además de promover el uso de Precios Justos, otra de las medidas inmediatas que el presidente Luis Abinader anunció para frenar la inflación importada es la publicación en medios de comunicación de los precios de referencia de la canasta básica que utilizan los productores e importadores, la cual se hará en conjunto con el sector privado y la responsabilidad recae en el MICM, Agricultura y la Dirección de Comunicación de Presidencia.

Al respecto, el viceministro del MICM afirma que ambas medidas se deben a que, históricamente, los dominicanos han tenido que llevarse del rumor y del juicio de valor de otros para conocer el costo de la canasta básica. “Precios Justos, así como otras iniciativas que estamos trabajando, democratiza la información. Esa es una de las líneas de trabajo que seguimos”, agrega.

Pérez Fermín adelanta que preparan la aplicación para ampliar el catálogo e incluir libros y útiles escolares para la temporada “de vuelta a las clases”, así como lo hicieron en Navidad con productos de temporada y en el Día de Reyes, comparando los precios de jugueterías.

Precios de la canasta básica varían según establecimientos escogidos

Rómulo Vallejo, subdirector de la Dirección de Operativos de Supervisión de Actividades Comerciales (DOSAC), cuenta que un equipo de inspectores del ministerio está a cargo de levantar los datos. El personal, que fue entrenado para la tarea y que cuenta con la identificación debida, visita colmados, mercados y cadenas de supermercados de Santo Domingo y de provincias dos veces a la semana.

“Los equipos llegan a los colmados y mercados, le preguntan los precios de los productos a los dependientes y colocan las informaciones en los formularios que fueron preparados. Con relación a los supermercados, el personal se identifica en Servicio al Cliente y luego recorren los pasillos, anotando los precios que ven en las góndolas”, explica Vallejo.

Detalla que una vez la información llega al MICM, se digita y se elabora un reporte que presenta los precios de cada artículo, así como el valor promedio, la media más alta y la más baja. Se verifica y se actualiza la plataforma con la nueva información. Para “rendir los chelitos”, Vallejo recomienda identificar los veinte artículos más costosos del presupuesto de comida familiar, luego revisar en Precios Justos qué mercado y/o supermercado ofrece los precios más bajos en la mayoría de los productos identificados y comprarlos ahí.